Saltar al contenido

Medio ambiente Gestión de derrames

Prevenimos los derrames

Gestión de derrames

Aplicamos las mejores técnicas disponibles de prevención y respuesta de derrames

Somos conscientes de que uno de los mayores riesgos de la industria del Petróleo y del Gas es el de los derrames, por eso, trabajamos en distintas líneas de actuación para la prevención y respuesta de accidentes ambientales, como los mecanismos de prevención y detección temprana de derrames y la gestión de riesgos de incidentes mayores en la construcción de pozos. 

Para reforzar el control sobre los derrames, en Repsol disponemos de una norma destinada a la gestión de derrames marinos y fluviales, en cumplimiento de la política de Seguridad, Salud y Medio Ambiente, referente a la prevención de los impactos y la minimización de los riesgos procedentes de nuestras actividades e instalaciones.

Prevención de derrames

Llevamos a cabo acciones preventivas con el objetivo de reducir tanto el número de derrames como la cantidad de hidrocarburo derramada. 

En este sentido, hemos continuado con el trabajo planificado de revisión de procedimientos de actuación, mejora en la gestión del cambio y gestión de alarmas, automatización e introducción de nuevos sistemas de seguridad, revisión de nuestros mecanismos de vigilancia y control, análisis de los mejores estándares del mercado y aplicación de las mejores tecnologías disponibles.

Detección temprana de derrames

En nuestro Centro de Tecnología hemos desarrollado en colaboración con Indra el sistema HEADS (Hydrocarbon Early Automatic Detection System), una tecnología pionera capaz de detectar hidrocarburos en el mar de forma automática con un tiempo de respuesta inferior a dos minutos, basada en la tecnología radar y de visión térmica: nuestra plataforma de Casablanca y el terminal marítimo de Tarragona ya cuentan con este sistema, que estamos aplicando también en refinerías como La Pampilla (Perú) o Petronor (Bilbao).

Gestión de emergencias

Cuando tiene lugar un derrame, activamos nuestros mecanismos de respuesta ante emergencias, y posteriormente, establecemos nuevas acciones preventivas para evitar que vuelvan a ocurrir. Estos mecanismos son un elemento crítico en Repsol, fundamental para reducir al máximo los impactos sobre el medio ambiente y las personas.

Ejemplo de ello es nuestro intenso trabajo en el desarrollo de capacidades de respuesta ante grandes derrames marinos, dentro de nuestro programa Global Critical Management Program (programa global para la prevención, preparación, respuesta y recuperación del impacto de los grandes accidentes en las operaciones de exploración y producción). 

Además, tenemos establecidos varios acuerdos con proveedores de servicios y medios como Oil Spill Response (OSRL), Wild Well control, Helix Well Containment Group (HWCG) y Global Well Capping Consortium.

Por otro lado, participamos en numerosas asociaciones nacionales e internacionales especializadas en emergencias y derrames marinos como IPIECA (The Global Oil and Gas Industry Association for Environmental and Social Issues), ARPEL (Asociación Regional de Empresas de Sector Petróleo, gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe) , Protecma (Plataforma para la Protección de la Costa y del Medio Marino) o ARCOPOL (Atlantic Regions Coastal Pollution Response).

Gestión del suelo y aguas subterraneas

Las aguas subterráneas

Realizamos un gran esfuerzo para prevenir y evitar la degradación del suelo atendiendo al principio básico de precaución y llevamos a cabo proyectos de remediación, si fuera necesario. Contamos con una norma interna de carácter corporativo sobre la gestión de suelos y aguas subterráneas, con una guía para la evaluación y remediación de suelos y emplazamientos contaminados y con sistemas como el Statistical Inventory Reconciliation (SIR), que proporciona una alerta temprana de fugas en tanques enterrados en nuestras estaciones de servicio. 

Las remediaciones utilizan, fundamentalmente, técnicas in situ, sin excavación: vacío, bombeo e inyección de aire, a través de pozos, extracción de vapores -air sparging- y biorremediación. En algunos casos, generalmente coincidiendo con remodelaciones o abandonos, empleamos técnicas de excavación y gestión adecuada de suelos y producto.