Saltar al contenido

Derechos Humanos Socios Comprometidos

Socios

Socios Comprometidos

Utilizamos nuestra capacidad de influencia para que se implementen directrices ambientales, sociales, de seguridad y salud en todas las operaciones en las que participamos.

Velamos para que en todas nuestras operaciones, ya sea como operadores o no operadores, se implementen las directrices ambientales, sociales, de seguridad y salud que están establecidas en la compañía.

Antes de tomar la decisión de adquirir un activo, evaluamos los riesgos, tanto existentes como potenciales, que se pueden presentar en las operaciones comerciales y llevamos a cabo un proceso de debida diligencia, que incluye la evaluación y gestión de las situaciones de peligro que se pueden presentar en operaciones comerciales que conlleven adquisición o intercambio de activos, fusiones, alianzas o joint ventures. Estas evaluaciones resultan de especial importancia en áreas sensibles, como las que habitan comunidades indígenas, en lugares en los que existe una gran biodiversidad o donde se dan situaciones excepcionales de seguridad.

En aquellos casos en los que establecemos alianzas con otros socios para la realización de operaciones conjuntas, definimos junto a nuestros socios los criterios que deben cumplir en todas las operaciones y transmitimos a todas las partes los requerimientos normativos a través de reuniones y comités técnicos. En estas sesiones se hacen las revisiones de los proyectos, se comparten experiencias y se analizan los impactos de las operaciones.

Cuando no somos el operador, consideramos importante que nuestro socio cumpla con las funciones de operador y mantenga estándares éticos, sociales y ambientales comparables a los nuestros, por lo que, procuramos utilizar nuestra capacidad de influencia para que se implemente la normativa, los sistemas de gestión o sigan principios equivalentes a los nuestros.

Utilizamos generalmente un modelo de Joint Operating Agreements (JOA) o, acuerdos de operación conjunta que define las responsabilidades y límites que cada socio tiene sobre la operación y gestión de un activo. Estos modelos incluyen cláusulas alineadas con los estándares de la compañía, que a su vez lo están con los estándares internacionales.

En el caso concreto de los derechos humanos, contamos con un modelo de cláusula específica en la que expresamente se indica que el operador debe respetar los derechos humanos internacionalmente reconocidos, lo que implica tanto abstenerse de vulnerarlos como hacer frente a las consecuencias de una posible vulneración. Dicho modelo de cláusula se refiere a los derechos enunciados en la Carta Internacional de Derechos Humanos y los principios relativos a los derechos fundamentales establecidos en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo. 

Para comprobar que estos puntos se cumplen, realizamos auditorías sobre activos no operados, en las que llevamos a cabo un análisis de la operación, teniendo en cuenta las necesidades y particularidades de cada asociación. El alcance incluye, entre otras cuestiones, la verificación del cumplimiento de los contratos por parte del operador y otros socios, la revisión de transacciones y reparto de producción, los procesos de control interno y el análisis de aspectos técnicos.