Saltar al contenido

Comunidades y desarrollo local Comunidades

Comunidades Locales

Nuestro compromiso: maximizar las oportunidades de las comunidades a través del valor compartido

Trabajamos para establecer relaciones sólidas y duraderas con las comunidades con las que nos relacionamos en los lugares donde tenemos presencia, basadas en el reconocimiento, la confianza, el respeto mutuo y el valor compartido, a través del diálogo participativo.

Por la naturaleza de nuestras operaciones y por nuestra presencia en más de 30 países somos conscientes de que nuestras actividades afectan a un gran número de poblaciones muy distintas y de muy diferente manera. Para afrontar este reto contamos con un conjunto de procesos y actividades encaminados a prevenir y mitigar los impactos y maximizar las oportunidades sociales en las comunidades en las que estamos presentes. 

Lo primero que hacemos, previo al comienzo de nuestra relación con una comunidad, es conocer y analizar el contexto y las particularidades sociales, económicas y culturales del lugar donde vamos a operar. De la misma manera, y en colaboración con las autoridades públicas locales y las organizaciones sociales, identificamos las expectativas, necesidades y aspiraciones de estas comunidades en torno a nuestra actividad e instalaciones: realizamos estudios de impacto social, ambiental y sobre la salud (ESHIA) e identificamos y analizamos los riesgos.

En esta fase de identificación de impactos es importante resaltar que las actividades de producción de hidrocarburos son muy diferentes de las que realizamos en los complejos industriales y que también es muy diferente el contexto geográfico en el desarrollamos unas y otras, por lo que nuestros impactos también son distintos: 

  • en nuestras refinerías y complejos químicos están relacionados principalmente con olores, ruido y emisiones a la atmósfera y en menor medida con humos, vertidos, trasiego de camiones o impacto lumínico. 
  • nuestras operaciones de exploración y producción suelen identificar como principales el incremento en el tránsito vehicular, fluvial y aéreo, la generación de polvo en las vías transitadas, la modificación de los patrones de caza y pesca en la zona o el aumento de la población debido a la colonización.
Minimizando los riesgos

Además, nuestras evaluaciones de impacto también incluyen una evaluación de las oportunidades sociales de cada proyecto con el objeto de identificar y maximizar su impacto positivo en la comunidad, incluyendo las oportunidades para contribuir al desarrollo socioeconómico de las comunidades al desarrollo socioeconómico de las comunidades. Todo este proceso lo llevamos a cabo a través de un diálogo proactivo, participativo y continuo con las comunidades, basado en los principios de reciprocidad, beneficio mutuo, integridad, buena fe y transparencia informativa que nos permite retroalimentarnos.

Para el desarrollo de estos diálogos en nuestras operaciones contamos, como una de nuestras principales herramientas, con los mecanismos de reclamación a nivel operacional: a través de estos canales las comunidades pueden comunicar preocupaciones, reclamaciones y quejas relacionadas con los impactos potenciales y reales que se puedan producir, incluyendo aquellos que afecten al disfrute de sus derechos humanos: 

  • En los complejos industriales existen líneas telefónicas de atención, disponibles las 24 horas del día, que disponen de protocolos internos de recepción, registro y atención de quejas procedentes de la comunidad. 
  • En las operaciones de exploración y producción, las comunidades pueden hacer llegar sus preocupaciones y quejas sobre las operaciones, contratistas y subcontratistas aunque en ocasiones también recurren al personal de relaciones comunitarias que se encuentra en las áreas de operación. 

Con objeto de reforzar estos principios, promovemos nuestros compromisos entre nuestros contratistas y velamos por su cumplimiento en todos los entornos donde operamos.