Saltar al contenido

Energía y cambio climático Iniciativas contra el cambio climático

Avances tecnológicos

Iniciativas contra el cambio climático

Formamos parte de diversas iniciativas que tienen como objetivo acelerar las acciones que fomenten la reducción de emisiones.

Oil and Gas Climate Initiative (OGCI)

Oil and Gas Climate Initiative (OGCI) es una iniciativa voluntaria constituida por diez empresas de petróleo y gas y liderada por sus consejeros delegados, las cuales suministran una quinta parte de la producción mundial del gas y del petróleo y casi el 10% de la energía mundial. Tiene como objetivo compartir las mejores prácticas y soluciones tecnológicas entre los miembros, para coordinar acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) e intensificar las inversiones en tecnologías que mejoren la eficiencia energética, reduzcan las emisiones de metano y explorar nuevas soluciones como la captura y el almacenamiento de carbono o el desarrollo de energías renovables. 

La iniciativa se creó en enero de 2014 y se presentó oficialmente en septiembre durante la cumbre climática UNSG. En octubre de 2015 se publicó el primer informe y en noviembre de 2016 ha presentado el segundo informe. 

Como prueba adicional de nuestro compromiso frente al cambio climático, en junio de 2015, nos adherimos a la iniciativa, siendo nuestro CEO, Josu Jon Imaz, quién firmó la adhesión y quien lidera nuestro rol en la misma. 

Las principales líneas de trabajo son las siguientes: 

  • Establecer la hoja de ruta hacía un futuro de bajas emisiones: Estamos investigando los escenarios en los que debe trabajar el sector Oil&Gas para alcanzar el objetivo de limitar a 2ºC el aumento de la temperatura global. 
  • Gestionar las emisiones de metano: Estamos colaborando en la investigación requerida para profundizar en el conocimiento de las emisiones de metano y la tecnología de detección para ayudar tanto a las empresas como a los gobiernos a actuar con mayor eficacia. 
  • Captura, Almacenamiento y Uso del Carbono (CCUS, por sus siglas en inglés): El despliegue a gran escala de esta tecnología nos obligará a reducir costes, desarrollar mecanismos de mercado viables y mejorar nuestra comprensión de la capacidad de almacenamiento geológico.

OGCI Climate Investment

La iniciativa OGCI realizará una inversión sin precedentes en el sector del Petróleo y del Gas, 1.000 millones de dólares, para financiar negocios y proyectos que ayuden a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático. 

El fondo, recién creado, invertirá en el desarrollo de tecnologías innovadoras que, una vez comercializadas, contribuyan en un futuro a reducir de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, trabajará conjuntamente con iniciativas similares de otros sectores y grupos de interés. 

Los líderes de las compañías miembro de OGCI han reafirmado en una declaración conjunta su compromiso personal para asegurar que, gracias a la creación de este nuevo fondo, estas empresas tendrán “un papel clave en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, proporcionando al mismo tiempo la energía que la sociedad demanda”. 

Las dos áreas en las que en principio se focalizará la actividad del vehículo inversor de OGCI serán el desarrollo y despliegue de las tecnologías de captura, uso y almacenamiento de carbono y la reducción de las emisiones de metano, a lo largo de toda la cadena de valor, para potenciar el papel del gas natural como combustible en la generación eléctrica. 

Gracias a este fondo, también se realizarán inversiones que apoyen la mejora de la eficiencia energética de nuestros procesos productivos y la reducción de la intensidad energética y de carbono en el transporte.

Climate and Clean Air Coalition (CCAC)

La reducción de las emisiones fugitivas de metano es uno de los temas más relevantes en nuestra industria, ya que su efecto invernadero es 25 veces superior al del CO2. Por este motivo, UNEP a través de ‘Climate and Clean Air Coalition’ busca el compromiso de distintos sectores para mejorar la calidad del aire y, concretamente, ha lanzado esta iniciativa voluntaria para reducir el metano, muy orientada al sector del Oil & Gas que es, después de la agricultura, el sector industrial que más metano emite. 

En junio de 2016 nos hemos adherido a esta iniciativa, a través de la cual tratamos de potenciar los análisis de nuestras fuentes de emisión y desarrollar planes de mitigación para alinearnos con los mejores estándares disponibles. 

Por su parte, UNEP nos apoyará en estas tareas y además será nuestro punto de contacto con el resto de compañías, instituciones y gobiernos que son parte de la iniciativa para eliminar barreras y encontrar soluciones técnica y económicamente viables para la reducción de las emisiones de metano en nuestras instalaciones.

Zero Routine Flaring

Las estimaciones del Banco Mundial indican que anualmente se queman en antorchas 140.000 millones de metros cúbicos de gas natural, lo que supone más de 300 millones de toneladas de CO2 que se envían a la atmósfera (valor similar al emitido en un año en España o en el estado de Alberta). 

El envío de gas a antorcha (flaring) es una medida de seguridad que evita sobrepresiones en nuestras instalaciones. Sin embargo, en ocasiones y debido a limitaciones técnicas, regulatorias o económicas, parte de la producción de gas se puede enviar a quemar a la antorcha, estas últimas y no las debidas a motivos de seguridad son las denominadas “quemas rutinarias” (Routine flaring). 

La quema rutinaria de gas en antorcha contribuye a las emisiones de CO2 y a la pérdida de producto o de combustible que no es aprovechado en nuestros procesos. 

En el mes de junio de 2016 nos hemos unido a la iniciativa “Zero Routine Flaring by 2030” lanzada por el Banco Mundial que nos compromete a buscar soluciones técnica y económicamente viables para minimizar el routing flaring antes de 2030. 

Numerosos gobiernos, instituciones y otras compañías del sector del Petróleo y Gas también forman parte de esta iniciativa, lo que nos va a permitir colaborar con otros actores en la búsqueda de oportunidades y en el desarrollo de proyectos de reducción del flaring.