Saltar al contenido

Resultados enero - septiembre 2017 Repsol incrementa su beneficio neto un 41%

  • Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.583 millones de euros en los primeros nueve meses de 2017, un 41% más que lo logrado en el mismo periodo del año anterior. 
  • El beneficio neto ajustado se incrementó un 39%, hasta los 1.702 millones de euros, y el EBITDA creció un 32%, situándose en 4.715 millones.
  • Estos resultados reflejan el positivo desempeño de los negocios de la compañía, impulsados por las medidas de eficiencia aplicadas para afrontar el actual contexto de bajos precios del crudo.
  • El área de Upstream (Exploración y Producción) aumentó significativamente su resultado, hasta los 487 millones de euros, en un período en el que, además, la compañía realizó importantes hallazgos exploratorios en Estados Unidos y Trinidad y Tobago.
  • En Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP y Gas & Power) se alcanzó un resultado de 1.431 millones de euros, un 8% superior al obtenido en el mismo periodo de 2016.
  • El indicador de margen de refino en España se situó en 6,8 dólares por barril, frente a los 6 dólares por barril de los nueve primeros meses del ejercicio anterior. 
  • Repsol se convirtió en mayo en la primera empresa del mundo de su sector en emitir un bono verde certificado, para financiar más de 300 iniciativas de reducción de emisiones de CO2.
Nota de Prensa
PDF 259 KB Descargar documento

Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.583 millones de euros en los nueve primeros meses de 2017, un 41% más que en el mismo periodo del año anterior, en el que alcanzó 1.120 millones. Los positivos resultados alcanzados por la compañía hasta septiembre muestran la fortaleza de los negocios, su capacidad de adaptación a escenarios de precios bajos y el éxito de los planes aplicados para incrementar su eficiencia.

Los precios medios de las materias primas de referencia internacional se mantuvieron en un rango bajo durante el periodo, aunque en septiembre el crudo Brent llegó a cotizar a 59 dólares por barril, cifra que no alcanzaba desde julio de 2015. De este modo, entre enero y septiembre el Brent cotizó a una media de 51,8 dólares por barril, mientras que el gas Henry Hub lo hizo a 3,2 dólares por Mbtu.

La solidez del modelo de negocio integrado de Repsol permitió a la compañía responder con garantías a este contexto del sector. Así, el beneficio neto ajustado se situó en 1.702 millones de euros, un 39% superior a los 1.224 millones del mismo periodo de año 2016.

El área de Upstream continuó con su línea de mejora, con un resultado de 487 millones de euros, apoyado por las mejoras en eficiencia, el reinicio de la actividad en Libia y el aumento de los precios internacionales de referencia.

Por su parte, el negocio de Downstream, gran generador de caja de la compañía, obtuvo un resultado de 1.431 millones de euros, con lo que también superó lo obtenido en el periodo equivalente de 2016. Las áreas de Refino, Marketing y Trading y Gas & Power mejoraron su rendimiento, mientras que Química continuó mostrando su solidez y fortaleza.

El EBITDA de Repsol reflejó este positivo desempeño, con un incremento del 32%, hasta alcanzar los 4.715 millones de euros.

La compañía continuó reduciendo su deuda financiera neta, un 30% en los últimos doce meses, hasta situarla en 6.972 millones de euros, frente a los 9.988 millones registrados a 30 de septiembre de 2016.

Por otra parte, al cierre de septiembre Repsol ya había materializado el 80% del objetivo de sinergias y eficiencias establecido para 2017, de 2.100 millones de euros.

En el mes de mayo, Repsol emitió un bono verde certificado con el que se convirtió en la primera empresa de su sector en el mundo en utilizar este tipo de activo, que servirá para financiar más de 300 iniciativas encaminadas a mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.

Upstream

Aumento del resultado e importantes descubrimientos

El resultado neto ajustado del área de Upstream alcanzó los 487 millones de euros, lo que supone un aumento de 452 millones de euros respecto a los 35 millones que se obtuvieron en los nueve primeros meses de 2016.

Las medidas implantadas por la compañía dentro de su programa de eficiencia y sinergias han permitido aprovechar la recuperación de los precios de las materias primas de referencia internacionales para mejorar el resultado de este negocio. 

La producción media del periodo alcanzó los 687.700 barriles equivalentes de petróleo diarios (bepd), por encima del objetivo de 680.000 bepd establecido por la compañía para este año. Repsol aumentó su producción en Brasil, Trinidad y Tobago, Reino Unido, además de en Libia, donde reinició su actividad en diciembre del año pasado.

En el mes de agosto se inició la producción de gas en Juniper (Trinidad y Tobago), que cuenta con unos recursos totales estimados en 1,2 billones de pies cúbicos. Además, en septiembre se instaló una nueva plataforma en el bloque PM3, en aguas de Malasia, que permitirá un aumento de producción estimado en 160 millones de pies cúbicos diarios de gas. Se trata de la segunda plataforma instalada por Repsol en Malasia este año, tras Kinabalu-D, en junio.

En septiembre, Repsol y sus socios anunciaron el comienzo del desarrollo de Buckskin, un proyecto de gran escala situado en aguas profundas del Golfo de México estadounidense.  

En cuanto a la actividad exploratoria, en los nueve primeros meses del año los hitos más destacados han sido los importantes descubrimientos realizados en Estados Unidos y Trinidad y Tobago.

En el primero de estos países, Repsol realizó el mayor hallazgo de hidrocarburos de los últimos 30 años en suelo estadounidense, con unos recursos contingentes estimados en 1.200 millones de barriles recuperables de crudo ligero en la formación donde se realizó el hallazgo. 

Por su parte, la compañía descubrió en Trinidad y Tobago su mayor volumen de gas de los últimos cinco años, cuyos recursos estimados equivaldrían a dos años del consumo de gas en España.

Downstream

Fuerte generación de caja y resultado creciente

El negocio de Downstream incrementó su resultado neto ajustado hasta los 1.431 millones de euros, frente a los 1.329 millones registrados entre enero y septiembre de 2016. 

El mejor desempeño de las áreas de Refino, Trading y Gas & Power y Marketing, así como la fortaleza del negocio químico, contribuyeron a este aumento y a que el negocio continúe como gran generador de caja de Repsol.

Este positivo resultado del Downstream destaca todavía más si se tiene en cuenta que, durante el primer semestre del año, la compañía efectuó las principales paradas de mantenimiento previstas para todo el año en sus refinerías. Estos trabajos, realizados en las instalaciones de Cartagena, Bilbao y A Coruña, introdujeron mejoras en innovación, eficiencia y productividad, con las que Repsol se mantiene a la cabeza del sector en Europa.

Durante el período, el área de refino aumentó el volumen destilado y mejoró el índice de margen en España hasta los 6,8 dólares por barril, un 13% superior a los 6 dólares por barril del mismo periodo del ejercicio anterior. En Perú, se vio favorecida por la puesta en marcha de la nueva unidad de diésel de bajo azufre de la refinería de La Pampilla.

La unidad de Marketing mejoró su rendimiento gracias a un crecimiento de las ventas derivado de una mayor demanda en España y Portugal, mientras que la Química mantuvo un resultado en la línea sólida de los últimos periodos.

También fue mayor la aportación del área de Trading y Gas & Power, apoyada por un mejor comportamiento del negocio en Norteamérica y de la actividad de trading, beneficiada por una mayor demanda y mejores márgenes.

Tabla de resultados

pdf | 142 KB

Este documento contiene información y afirmaciones o declaraciones que constituyen estimaciones o proyecciones de futuro sobre Repsol. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir declaraciones sobre planes, objetivos y expectativas actuales, incluyendo declaraciones en relación con tendencias que afecten a la situación financiera de Repsol, ratios financieros, resultados operativos, negocios, estrategia, concentración geográfica, volúmenes de producción y reservas, gastos de capital, ahorros de costes, inversiones y políticas de dividendos. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir también asunciones sobre futuras condiciones de tipo económico o de cualquier otro tipo, tales como los futuros precios del crudo u otros precios, márgenes de refino o marketing y tipos de cambio. Las estimaciones o proyecciones de futuro se identifican generalmente por el uso de términos como “espera”, “anticipa”, “pronostica”, “cree”, “estima”, “aprecia” y expresiones similares. Dichas declaraciones no constituyen garantías de un futuro cumplimiento, precios, márgenes, tipos de cambio o de cualquier otro suceso, y se encuentran sujetas a riesgos significativos, incertidumbres, cambios y otros factores que pueden estar fuera del control de Repsol o que pueden ser difíciles de prever. Entre tales riesgos e incertidumbres están aquellos factores y circunstancias identificadas en las comunicaciones y los documentos registrados por Repsol y sus filiales en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España y en el resto de autoridades supervisoras de los mercados en los que se negocian los valores emitidos por Repsol y/o sus filiales.

Salvo en la medida que lo requiera la ley aplicable, Repsol no asume ninguna obligación -aun cuando se publiquen nuevos datos o se produzcan nuevos hechos- de informar públicamente de la actualización o revisión de estas manifestaciones de futuro.

Alguno de los recursos mencionados no constituyen a la fecha reservas probadas y serán reconocidos bajo dicho concepto cuando cumplan con los criterios formales exigidos por el sistema “SPE/WPC/AAPG/SPEE Petroleum Resources Management System” (SPE-PRMS) (SPE – Society of Pretroleum Engineers).

En octubre de 2015 la European Securities Markets Authority (ESMA) publicó las Directrices sobre Medidas Alternativas de Rendimiento (MAR) de aplicación obligatoria para la información regulada que se publique a partir del 3 de julio de 2016. La información y desgloses relativos a las MAR utilizadas en el presente comunicado de prensa se incluyen en el Anexo I “Medidas Alternativas de rendimiento” del Informe de Gestión Intermedio correspondiente al periodo enero-septiembre del ejercicio 2017 y en la página web de Repsol.

Este documento no constituye una oferta o invitación para adquirir o suscribir acciones, de acuerdo con lo establecido en la Real Decreto 4/2015 de 23 de octubre por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Mercado de Valores y en su normativa de desarrollo. Asimismo, este documento no constituye una oferta de compra, de venta o de canje ni una solicitud de una oferta de compra, de venta o de canje de títulos valores en ninguna otra jurisdicción.

La información incluida en este documento no ha sido verificada ni revisada por los auditores externos de Repsol.