Saltar al contenido

Gobierno corporativo Retribuciones del Consejo de Administración

Remuneraciones del Consejo de Administración

Política de Retribuciones de los Consejeros de Repsol

El principio que define nuestra política retributiva es la búsqueda de generación recíproca de valor para el Grupo y para los empleados y la alineación de sus intereses con los de los accionistas, asegurando la transparencia en su política retributiva.
La Política de Remuneraciones de Repsol recoge los principios y criterios aplicables con respecto a la retribución de los consejeros en su condición de tales y por el desempeño de funciones ejecutivas. Estos principios y criterios se revisan de forma periódica por la Comisión de Retribuciones y por el Consejo de Administración, con el fin de mantener alineada la política retributiva de la Compañía con las mejores prácticas y tendencias del mercado.

El principio que define la política retributiva de Repsol es la búsqueda de generación recíproca de valor para el Grupo y los empleados, y la alineación en el largo plazo con los intereses de los accionistas, asegurando la transparencia.

Los principios que sigue la remuneración de los consejeros ejecutivos por el desempeño de sus funciones ejecutivas son los siguientes: 
 
  • Asegurar que la retribución, en cuanto a su estructura y cuantía global, cumple con las mejores prácticas y es competitiva en relación con otras entidades comparables para poder así atraer, retener y motivar a los mejores profesionales.
  • Establecer una retribución con criterios objetivos relacionados con el desempeño individual de los consejeros ejecutivos y la consecución de los objetivos empresariales de la sociedad y del grupo.
  • Mantener un componente variable anual ligado a la consecución de objetivos concretos y cuantificables, alineados con el interés social, con sistemas de control y medición que determinen la percepción de la retribución variable en función de evaluaciones que midan el desempeño individual y la contribución personal a la consecución de los objetivos fijados.
  • Incorporar sistemas de retribución variable a medio/largo plazo de carácter plurianual que fomenten la consecución sostenida de objetivos en el tiempo y la retención de las personas clave.
  • Mantener un equilibrio adecuado y en línea con las mejores prácticas de mercado entre los diferentes elementos del paquete retributivo.
  • Asegurar el alineamiento con los accionistas fomentando la tenencia de acciones.
  • Mantener alineada la política retributiva de los consejeros ejecutivos y la de la alta dirección.


Por su parte, la retribución de los Consejeros en su condición de tales se basa en los siguientes principios: 

  • La remuneración debe ser suficiente y adecuada a la dedicación, cualificación y responsabilidades de los Consejeros, pero sin que dicha remuneración pueda llegar a comprometer su independencia de criterio.
  • La retribución debe ser acorde con la que se satisfaga en el mercado. Para ello, se toman en consideración las retribuciones de consejeros fijadas en otros grupos empresariales cotizados, tanto españoles como europeos, de tamaño, complejidad de sus negocios y operaciones y distribución geográfica de sus activos similares a los de Repsol.